Worldwide Shipping Worldwide Shipping

URDIENDO ESPERANZAS

URDIENDO ESPERANZAS

Vivimos en una civilización en donde la mayoría de los procesos de producción están industrializados, lo que conlleva a que los artículos que utilizamos en nuestra vida cotidiana usualmente sean de baja calidad, comunes y de materiales de procedencia desconocida.

 

Por esta razón y a pesar de los retos que pudieran surgir, desde que empecé a crear WARIMBA me prometí que sólo íbamos a vender productos hechos a mano. Escogí empezar por artesanías textiles de Yucatán ya que me pareció la excusa perfecta para recorrer la península en búsqueda de mis artesanos favoritos.

En Yucatán, el trabajo artesanal es la base del sustento de muchas familias que viven en zonas rurales. Estas comunidades batallan por preservar su arte y costumbres a pesar de la industrialización que ha ocasionado que muchos abandonen su labor artesanal por varias razones. La primera es que es muy difícil competir con precios de productos que las máquinas hacen, su costo es notoriamente más bajo y por consiguiente el precio de venta también lo es. Otra razón es que un producto fabricado a máquina puede realizarse muchísimo más rápido que uno hecho a mano, así que mientras un artesano en un mes puede hacer entre una y dos hamacas (dependiendo del tejido y la experiencia), una máquina puede producir centenas del mismo artículo en ese mismo y hasta en menor tiempo.

En Yucatán, el trabajo artesanal es la base del sustento de muchas familias que viven en zonas rurales. Estas comunidades batallan por preservar su arte y costumbres a pesar de la industrialización que ha ocasionado que muchos abandonen su labor artesanal por varias razones. La primera es que es muy difícil competir con precios de productos que las máquinas hacen, su costo es notoriamente más bajo y por consiguiente el precio de venta también lo es. Otra razón es que un producto fabricado a máquina puede realizarse muchísimo más rápido que uno hecho a mano, así que mientras un artesano en un mes puede hacer entre una y dos hamacas (dependiendo del tejido y la experiencia), una máquina puede producir centenas del mismo artículo en ese mismo y hasta en menor tiempo.

 

¡Acompáñanos a urdir un sueño!

#UrdiendoEsperanzas